A parte del dolor de rodillas comentado ya, pocas dificultades presenta esta postura. La desventaja principal es que no es una postura sexual en sí sino solamente de sexo oral, por lo que solo uno de los dos disfruta a tope. De todas formas, se puede hacer la versión femenina del ascensor, ya que la chica puede ponerse de pie y ser el chico quien se pone de rodillas mientras le come todo el coño. En este caso la mujer solo tendrá que estar de pie y, si el hombre llega hacia donde están los pechos, pues se puede complementar un poco con ello. Y en serio, probad lo del espejo porque es muy sensual y os dará un nuevo punto de vista que de bien seguro os encantará.